lunes, octubre 30, 2006

RESEÑA BIOGRÁFICA

Gloria María Medina lee su poema ganador: María, la desplazada
Jamundí, Valle. 07-09-06
Fotografía de María Isabel Casas- ntc



RESEÑA AUTOBIOGRÁFICA

Para Bertha mi madre , y para las tías que me premian con su amor...

Desde una ventana al corredor de mi niñez
Autobiografía

Ana Bertha Jiménez sentía una dulce sabrosura cuando escuchaba la música nueva de don Lucho Bermúdez, decidió entonces, que si ese ser que habitaba en la redondez de su cuerpo salía hembra, la llamaría Gloria María.

Un día de la madre, 14 de mayo del 50, para más señas, comenzó labor de parto desde la plenitud del sol al medio día, hasta que las manecillas del reloj alcanzaron la media noche y esta niña lanzó el primero de sus múltiples y sonoros, gritos .

La magia invadió la niñez, entre narraciones llenas del verde amazónico matizadas con historias de guerra, la vida poética de Guillermo Valencia, la obra del pintor Efraín Martínez, las aventuras de Bertoldino y Cacaseno, y un padre capaz de llevar en su moto todos los sonidos de río Cali en las mañanas del domingo.

La madre, el equilibrio, luchó por ordenar esta energía desbordante. Soportó con resignación la designación de una parte de la casa como hospital de todos los animales desvalidos, cerrando la puerta a los insectos y decretando que una vez curados con merthiolate, polvos de sulfatiazol, panela raspada y otros menjurjes, el animal restaurado debía ser devuelto a su hábitat natural.

Fue ella misma, con su mirada de largo alcance, quien descubrió la vocación de maestra, cuando veía como los vecinos más pequeños soportaban “clases” con regaños y castigos incluidos, con la resignación que concedían las galletas o los dulces con que ella generosa los consolaba.

Las monjitas acolitaron sus visiones y facilitaron el ingreso al magisterio. Siendo una estudiante más bullosa que consagrada, la suerte acompañó la palabra para ganar algún concurso de cuento en el pueblo en donde el internado trató de formar una maestra de verdad. Allá mismo y con la necesidad como mayor aliciente, se puso en marcha una notable habilidad para escribir cartas de amor y de las otras, tareas de literatura, resúmenes de obras y otras lindezas en el juego de la palabra, labores que eran “generosamente” pagadas con viandas de frijoles, arepas y carne, razón por la cual la humanidad física desbordó su volumen de forma considerable.

De nuevo en Cali, todos estuvieron de acuerdo con que debía estudiar Literatura, incluyendo a la interesada, claro está, y por fin, después de cuatro años y medio vividos entre el asombro de duendes como Enrique Buenaventura, Tomás Quintero, Guillermo Alberto Arévalo, Eduardo Serrano, Sebastián Solarí y otros muchos, se recibió como Licenciada en Literatura y Francés, en el año de 1974.

Dos amores escritos con dolor de errores, cruzaron la vida en una encrucijada, La voz de un niño huérfano de madre, sanó el dolor del vientre yermo y la vida adquirió un razón de carne dulce y cabellos rubios despeinados que encuadraban un rostro capaz de recoger toda la rojez de la vergüenza y de la ira, y dar cuenta de una libra de arroz de una sentada. Julio Cesar, atravesó su adolescencia en el camino y recobró la esperanza y dio sentido de compañía a tanta soledad acumulada.

Otro sol, se coló en el paisaje de la maestra triste. Una noche sin avisar lo que serían los seis meses de repetición más prolongada, se presento el hombre: cabeza de nube y sonrisa de astromelia., se escribió la primera estrofa de la canción “me gusta...” y se siguió así, sorteando piedras y muros hasta llegar a levantar uno a uno, los puntos de calor de una casa enamorada.

Tanto defender aquí y allá, animales, causas perdidas, empleados mal pagos, viejecitas desamparadas, y motivada principalmente por LEOPOLDO, el hombre que vino a llenar todos los vacíos y a hacer posibles todos los sueños, se decidió hacer compañía en el camino del Derecho, hasta ganar con sudor y lágrimas, la tarjeta profesional en 1989.

Aunque había prometido no estudiar más, pero, otra y otra, llamadas del pupitre cantaron dulzuras, con una especialización que concedía un título absolutamente prometedor : Especialista en Desarrollo Intelectual. Más de prisa que de ganas, convertida en “Mentefacto Conceptual”, recobró la paz de las noches tranquilas, en noviembre de 1998, hasta que un nuevo canto sedujo con promesas de Arte en el 2001.

Gloria María.

Gloria María Medina Jiménez, nació en Cali, Colombia, el 14 de mayo de 1.950.
Gloria María, es hija de Hernando -ya fallecido- y Bertha, radiante hoy a la puerta de sus 89 años. Nació en el Barrio Bretaña en una esquina que todavía hoy la mira con cierta nostalgia porque ha cambiado su fachada.

Más tarde sus padres cambiaron su vivienda al tradicional barrio San Antonio. Cerca de allí, en el Barrio El Peñón, se encuentra el Colegio de la Sagrada Familia. Allí fue matriculada de por vida. Hizo su primaria en el Colegio de las Hermanas de la Providencia en Valle de Lilí y bachillerato, hasta cuarto. Por consejo de su “madrina” la hermana María Lilián, su profesora de Lengua castellana, se fue a Chinchiná, Caldas, a la Normal Santa Teresita, a terminar estudios de maestra que había iniciado en la Normal de Señoritas de Popayán. Aunque haya ingrata recordación de ese internado, allí desplegó las dotes de su voz y de la literatura. Sus compañeras le “pagaban” y halagaban con dádivas sus canciones y los poemas que hacía para sus novios

Cuando regresó de Chinchiná, entró como maestra de primaria al Colegio de sus “monjas” en el Barrio El Peñón, hasta 1998. En 1968, cuando recién empezaba el programa de Licenciatura en Literatura e Idiomas ingresó a la Universidad Santiago de Cali. Allí disfrutó del ambiente que hizo época en la comarca, junto a verdaderos genios del arte y de la pedagogía que se congregaron en esa Universidad. Se graduó en 1974. Recién egresada viajó a Tumaco, vinculada con el gobierno departamental de Nariño al Colegio Nacional, Instituto Nacional Max Seidel.

De vuelta a Cali, fue nombrada en el Programa de Jornadas Adicionales con el cargo de profesora de Lengua castellana y literatura. Se vinculó al Colegio Tulio Enrique Tascón de la Universidad Libre, en donde en 1989, se tituló como abogada y en donde ha trabajado desde entonces, como profesora, Directora del Taller de Poesía, Directora de Bienestar Universitario y Maestra de Ceremonias y Protocolo. Es la voz institucional de esa Universidad en el PBX y en la presentación de los actos de grado y eventos culturales. También ha hecho famosa su voz en los Festivales de música de Sevilla y de “El Queremal”, de Dagua, Valle.

En 1997 recibió el título de Especialista en Desarrollo Intelectual en la Universidad Santiago de Cali, bajo la orientación de los sicólogos De Zubiría Samper del Instituto Merani de Bogotá. En el año 2000 terminó estudios como Especialista en Gerencia para las Artes en el Instituto Departamental de Bellas Artes.

En mayo de 2004 fue invitada al Grupo de Poesía y Arte Plenilunio. En la actualidad es la presentadora de planta de los eventos de Plenilunio y miembro de su Consejo de redacción.

Faceta descollante en la vida de Gloria María es su trayectoria como poeta. Desde 1993 se presentó al Concurso La carta más bella de amor, en la Universidad Libre de Cali y ganó el segundo premio. Luego asistió desde el año 1995 al Encuentro de Mujeres Poetas Colombianas de Roldadillo, Valle, liderado por la maestra Águeda Pizarro, esposa del pintor Omar Rayo. En él ha conseguido tres menciones de honor y el Primer Premio Ediciones Embalaje, sin edición, en 2003, por su libro Los Niños del miedo, editado por la Universidad Libre. El 7 de septiembre/06 recibió el Primer premio en el Concurso Casa de la Cultura de Jamundí, Valle.NTC ... Nos Topamos Con ...: 2006-09-10

Gloria María Medina, además, ha escrito los siguientes libros: Poemarios I, II, III, Publicaciones colectivas del Taller Literario de la Universidad Libre, 1995, 96, 97. Ave y no ancla, Editorial Comunicación Gráfica, 1998. Claves para abrir las puertas del interior misterio, Departamento de Publicaciones Unilibre, Cali. 1999. Un libro sin editar, sobre poesía urbana: Apartamento con Ventana, 1999. María, Mujer de tierra, 2005. Participante en las Antologías Universus. Museo Rayo, Roldadillo, Valle, desde 1995. Balada para Mujeres en Guerra. Apidama, Bogotá. 2002. Los Niños del Miedo, Artes Gráficas del Valle. Cali, 2004. (Por Leopoldo de Quevedo)
Ver más información en : http://www.plenilunio-grupo-poiesis.blogspot.com/

1 Comentarios:

Blogger Claudia dijo...

Guuaaauuu, todo espere menos verte por aqui !!Muchas felicitaciones!!, no sabes cuanta alegria me produce el verte en este blog, veo lo muchisimo que has avanzado atravez de los anos y me lleno de alegria el poder contactarte por este medio que es lo mejor que puede existir en tecnologia. Guardo lindos recuerdos pues eres tremenda personota.
Recibe un abrazo bien grande de mi parte y espero te acuerdes de mi.
Soy Claudia L. Quevedo, quientrabajo para el colegio como secretaria de Humberto Vera hace como 14 o 15 anos.

3:22 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal